En busca de un nuevo estilo de vida, una pareja junto a su hija de 9 años abandonaron sus respectivos trabajos para emprender un viaje de 32 mil kilómetros en una camioneta pintada con galones PlastiDip. El trayecto comenzará en el sur de nuestro continente, tendrá 5 paradas y, según lo planeado, finalizará en Alaska.

Esta nueva forma de vida en donde se decide dejar atrás la rutina del trabajo para conocer el mundo y generar un contacto mayor con la naturaleza es la que eligió la familia Balcarse. Diego, de 48 años, junto a su mujer decidieron optar por una vida nómada para viajar por 14 diferentes países y recorrer por completo el continente americano.

«Como yo siempre digo, no todos estamos dispuestos a pagar un precio por la felicidad o por ser libres» opina Diego, quien abandonó su antiguo trabajo para poder conocer el mundo. Su hija de 9 años para él no es un impedimento, ya que viajan con ella desde los 6 meses de edad.

Entre sus viajes acumulan millas en Europa, Argentina, Chile y otra gran cantidad de países que recorrieron con una camper y un motorhome. Hoy planean un nuevo viaje que seguramente será el más importante por la duración y el recorrido del mismo. En una camioneta tipo van de Mercedes-Benz que fue equipada y pintada con galones PlastiDip para la ocasión, emprenderán su viaje dentro de alrededor de un mes y medio.

El recorrido que hará la familia será de entre 32 mil y 40 mil kilómetros, y durará aproximadamente cinco meses y medio según lo planeado. Esto es producto de que planean visitar “como mínimo” la ciudades de Vancouver (USA), Seattle (USA), Costa del Este (USA), Los Ángeles (México) y San Antonio (México).

La camioneta, que fue equipada especialmente para emprender esta travesía, fue pintada con Galones PlastiDip, que con seis manos del producto se formó una capa de goma muy resistente para llevar a cabo la travesía. Esta protege el vehículo ante todo tipo de daño, además de brindarle un cuidado especial frente a los bichos y piedras que se encuentran en la ruta.

Sobre el viaje, Diego comenta que para él es «un sueño que tenía, un regalo que le quería dar a Paloma, para que el día de mañana recuerde que con su papá y mamá pudo viajar”. Además sobre su planificación cuenta: “Hace un año que lo estamos planeando. Cada día surge un pero nuevo. Y todo no se puede. Vamos en busca de generar otras satisfacciones; en el camino Andre tuvo que abandonar su trabajo, yo vender la mitad de mi empresa, Paloma dejar el colegio».

Conocé la nota que les hicieron de «La Nación» acá.